EL SABER FILOSÓFICO
1. Filosofar es pensar.

2. La actitud filosófica.

3. ¿sirve para algo?

4. Los problemas filosóficos.

5. Las disciplinas filosóficas.

6. Filosofía, arte, religión y ciencia.


1. FILOSOFAR ES PENSAR.  Muchas veces empleamos la palabra filosofía para referirnos a la forma de pensar de alguien, a la teoría que tiene sobre alguna cosa en concreto, pero para que sea filosofía y no una mera opinión, tal postura o forma de pensar debe estar argumentada, razonada, fundamentada.  El nacimiento de la filosofía suele explicarse diciendo que supuso el paso del mito (relato fantástico) al logos (razón, pensamiento), supuso que algunos seres humanos dejasen de conformarse con las explicaciones míticas o religiosas que les habían enseñado sus mayores y empezasen a buscar una solución racional a los problemas que les planteaba la realidad. Precisamente, estas son las características del saber filosófico, que es racional, utiliza la razón para buscar las respuestas, que es crítico, no se conforma con la primera respuesta y que es sistemático, es decir, que busca la coherencia entre las ideas.  Pensar por uno mismo, buscar por ti mismo las respuestas a tus preguntas es hacer filosofía. ¿por qué existe la muerte? ¿qué significa para mi?, puedes responder con lo que otros te han contado o empezar a buscar por ti mismo la respuesta, la segunda opción es precisamente lo que se llama una:

 

2. ACTITUD FILOSÓFICA:  La actitud filosófica es aquella que tienen los que se preguntan el porqué de todo, dudan de todo, lo ponen todo en cuestión, te preguntan ¿de verdad está tan claro que dos y dos son cuatro?,¿cómo puedes estar seguro de que la tierra es redonda?, ¿existe la libertad?. Sócrates fue un filósofo que hace muchos siglos iba por la calle preguntándole estas cosas a la gente, ¿crees que estaba loco?, ¿crees que los filósofos están locos? seguro que te han hablado de ello, pero... ¿qué es lo que crees tú al respecto? y... sobretodo, ¿por qué? si contestas a esta pregunta de manera que todo el mundo pueda entender tus razones estarás quieras o no haciendo filosofía, sin escapatoria.

 

subir

3. ¿SIRVE PARA ALGO LA FILOSOFÍA?

Te preguntarás por qué es obligatoria en todas las modalidades de bachillerato, y seguramente, mucha gente alrededor tuyo, desde profesores hasta familiares o amigos/as que la hayan estudiado te dirán que consideran que no sirve para nada, pero ahora piensa por tí mismo ¿sirve para algo pensar?, decide tú si sirve o no, site sirve a ti o crees que puede servir a la humanidad para algo.

¿Crees que el mundo puede cambiar gracias a las ideas?, ¿crees que si pensamos las cosas antes de hacerlas es posible que todo vaya mejor?, ¿crees que pensar por ti mismo te convierte en alguien mejor o más preparado? ¿que te convierte en más tu mismo?, es posible que no, que te parezca que mantener una actitud filosófica ante el mundo sea una tontería y una forma de perder el tiempo, una vez más, arguméntalo, y una vez más estarás atrapado/a en las garras de la filosofía inevitablemente.

subir                           HOME

Gracias por visitar esta página y por sugerir cómo mejorarla. Sandra Lagardera Muzás, profesora de filosofía de la Escuela de Arte Gran Canaria.


La filosofía nace según los expertos en la costa turca, en lo que fue la antigua ciudad griega de Mileto, en el siglo VI a. N. E., Tales de Mileto no se conformó con las explicaciones que le daba su religión sobre el origen del mundo y decidió buscar una explicación por sí mismo con el uso de su sola razón.

SÓCRATES  s. V a. N. E.    

 

 

 

SÓCRATES

Enseñó filosofía en Atenas y fue condenado por ello, dijo "sólo sé que no sé nada" y "conócete a ti mismo", consideraba que existía una sola verdad y que quien la conocía no podría obrar mal, así el sabio sería inevitablemente bueno. Combatió fuertemente el relativismo de sus contemporáneos los sofistas.


FERNANDO SAVATER

En su libro Las preguntas de la vida, dedica la introducción a explicarnos qué es la filosofía y en qué se diferencia de la ciencia.

"El porqué de la filosofía"

HIPATHYA

La primera mujer filósofa de la historia, injustamente olvidada